Cómo Jugar Bacará

0
0

Aprenda a Jugar Bacará 

   

Una Introducción al Bacará

  

El juego de bacará ha incrementado su popularidad a pasos agigantados desde los primeros días en que hizo su aparición en el mundo de los juegos de azar.  Hoy, usted puede jugar bacará no solamente en un casino tradicional, sino también en línea a través de internet, desde la confortable comodidad de su hogar.

  

En un casino tradicional, existe un espacio separado e identificado para el bacará, mientras que en internet usted puede jugar bacará en cualquiera de los numerosos casinos en línea que están disponibles.  El bacará se juega en una mesa que es aproximadamente del mismo tamaño de las mesas utilizadas en el juego de dados.  Con un total de tres repartidores, la mesa puede acomodar hasta un máximo de 12-14 jugadores.

   

   

Tipos de Apuestas en el Bacará

  
Hay tres clases  de apuestas en el bacará, de las cuales dos se usan frecuentemente.  Éstas son las apuestas al banquero o al jugador, también conocidas como Banca o Punto.  La tercera apuesta, que no es utilizada con mucha frecuencia, es el empate.  Cuando juega bacará, puede apostar ya sea al banquero o al jugador, es decir, Banca o Punto.  El repartidor normalmente apuesta al banquero.

  

   

Repartiendo las Cartas en el Bacará


Si usted está en un casino tradicional, hay dos formas de repartir las cartas para el juego de bacará – usted las reparte o el crupier (repartidor) lo hace.  En el juego tradicional, los jugadores se pueden alternar entre ellos para repartir.  En ese caso, no es obligatorio que usted reparta;  puede declinar y pasar las cartas al siguiente jugador.

En el juego de bacará de un casino tradicional, cuando usted reparte, el sabó (bandeja de descarte) permanece con usted en tanto la Banca gane.  Sin embargo, al momento que Punto gana la apuesta, el sabó pasa a las manos del siguiente jugador.  Cuando usted juega en línea, la repartición es facilitada por un crupier automático virtual.

  

    

Jugando al Bacará


La mano inicial en el bacará tendrá al menos dos cartas, que pueden ser aumentadas a tres.  Si usted es el repartidor, distribuirá dos cartas cubiertas (cara abajo)  por debajo del sabó.  El otro jugador que tiene la apuesta más alta en el Punto recibe también dos cartas, ambas cubiertas. 

  

Cuando se han repartido las dos manos, el otro jugador revisa sus cartas y las regresa al jugador que las repartió.  Éste, a su vez, voltea las cartas de las dos manos.  Entonces, el crupier del casino declara al ganador.

Una mano que tenga un total de 8 o 9 se llama “natural”.  Cuando se obtiene un natural, ya no se reparten más cartas.  Si la mano no es un natural, el jugador puede pedir otra carta, aunque la decisión final la tiene el crupier del casino, quien aconseja al jugador que reparte si debe continuar o detenerse.  Existen reglas para dar la tercera carta, que varían ligeramente de un casino a otro.